A dos años de la abdicación del Rey Juan Carlos de España


Era una noticia muy esperada por los defensores de la Monarquía y considerada necesaria para asegurar el futuro de la institución, pero no tenía fecha. Finalmente, a las 10.30 del martes 2 de junio de 2014, el actual presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, comunicaba al país, en una declaración institucional desde La Moncloa, que el rey Juan Carlos había decidido abdicar después de casi cuatro décadas al frente de la jefatura del Estado.


Rajoy anunciaba a los españoles que el Rey le había trasladado "su voluntad de renunciar al trono y abrir el proceso sucesorio" y convocaba para el día siguiente un Consejo de Ministros extraordinario para "poner en marcha las disposiciones constitucionales".

La abdicación del Monarca, que entonces tenía 76 años, se producía en momentos en que la Monarquía española se había visto sacudida por diversos escándalos que habían perjudicado gravemente su popularidad y después de que el Rey hubiera sido sometido a varias intervenciones quirúrgicas envueltas en polémicas. Una combinación de acontecimientos que, según varios expertos, ponía en riesgo la continuidad de la institución en España.

Entre esos acontecimientos estaba el procedimiento judicial en el que están imputados la infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin, que terminó con el tabú de la Corona, o el viaje de Juan Carlos I a Botswana a cazar elefantes el mismo día en el que se abordaba en Bruselas una posible intervención de España por su delicada situación económica. Juan Carlos I tuvo que pedir perdón a los españoles tras la salida del hospital en el que fue intervenido por la caída que sufrió en esta cacería a la que había acudido con una amiga.

La decisión del monarca se producía también poco después de que los dos principales partidos en España, el PP y el PSOE, que habían sido los principales pilares de la monarquía desde la llegada de la democracia, comenzaran a declinar anunciando el final del bipartidismo en España. Frente a ellos, emergían nuevas opciones sin la servidumbre de la Transición y con la República por bandera.

Muy pocas personas eran las que conocían las intenciones de abdicar del Rey, quien ese mismo día tenía previsto viajar a Cataluña para presidir el acto de bienvenida a los participantes del 49 Congreso de la Federación Internacional de Esquí (FIS) y que, en consecuencia, anuló.

Don Juan Carlos había tomado la decisión de abdicar en enero, tras cumplir 76 años, y en medio de una enorme presión de sectores afines que veían peligrar la continuidad de la Corona. Posteriormente en el mes de marzo se lo comunicó tanto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como al entonces jefe de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Inmediatamente después del que Rajoy lo anunciara, la Casa del Rey publicó en su cuenta de Twitter el documento oficial, en el que el jefe del Estado comunicaba al presidente del Gobierno su decisión de renunciar al trono: "A los efectos constitucionales procedentes, adjunto el escrito que leo, firmo y entrego al Señor Presidente del Gobierno en este acto, mediante el cual le comunico mi decisión de abdicar la Corona de España".

El mensaje en Twitter iba acompañado por una imagen del documento y dos fotografías de Rajoy con el monarca en el despacho de este último en La Zarzuela. En una de ellas, se veía al Rey entregando el documento al presidente del Gobierno, y en la otra aparecían de pie, sonrientes, estrechándose la mano.

La noticia colapsó la página web de la Casa del Rey y sacudió las redes sociales, a través de las cuales también se convocaron concentraciones en diversas ciudades a favor de la República y de la convocatoria de un referéndum para decidir el modelo de Estado.

Juan Carlos I, que fue coronado tras la muerte del dictador Francisco Franco e impulsó el regreso de la democracia, cedió el trono a su hijo, el príncipe Felipe, quien el 19 de junio fue proclamado rey con el nombre de Felipe VI abriendo una nueva era para la institución.

Tras la abdicación, el rey emérito está llevando a cabo algunas misiones de representación de la jefatura del Estado en tomas de posesiones de presidentes en Sudamérica con la autorización del Gobierno. La última aparición pública con su hijo, Felipe VI, fue en el acto central anual de la Fundación Cotec en Madrid, el pasado 13 de mayo, un proyecto del que fue impulsor. En aquella ocasión se reencontró con algunos de los periodistas que le acompañaron como jefe de Estado, a quienes preguntó: "¿Me echáis de menos?".

Source: http://politica.elpais.com/politica/2016/06/02/actualidad/1464850977_507161.html

0 comentarios: